Una despedida

Cuando uno encuentra un espacio para la convivencia acudes con el sentido de optimismo más allá de las perspectivas. La ilusión de escuchar y ver a aquellos con quienes te une tan sólo el gusto por algo o el placer de compartir, es por demás una experiencia inolvidable.

Así estaba cuando de pronto surge en el fondo de la noche unos trazos de indiferencia disimulada, in-atención e inmaculada sonrisa. No sabía que percibir en el camino hacia casa, cuando de la nada se comienzan a acumular situaciones similares del pasado en el mismo lugar, calle o avenida de mi ciudad.

Tomé la decisión de no permitir más, tomé de la mano mi vida y partí durante el resto de la noche. Hoy amanecí con nostalgia profunda pero con dignidad herida.

Es un «hasta que la vereda de la vida nos junte, hasta que el camino hacia el fin permita divisarnos a la distancia». Buen grupo entre ellos, buenas ideas, buen… fin

Publicado por Ceci Haro

Es un espacio para expresar mis ideas, pensamientos y algo más en mi vida diaria

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: