Poetas chiapanecos

https://revistavuelodejaguar.com/2019/06/20/12-poetas-chiapanecos-de-los-sesenta/

UBERTO SANTOS

(Chachí, Venustiano Carranza, 1960)

Quién iba a pensar

que de tantísimo correr

al agua

también le diera sed

y nos bebiera

Uberto Santos… Cuarto Poder

ROBERTO RICO

(Cintalapa, 1960)

BOCA DEL CIELO

Bebiendo de esta sangre de tortuga, yazgo  en  el  suriano

lienzo de rendición que es la hamaca: Deseo voltear  y ver

aún solitaria la playa lechosa, los amarajes de la garza tan

diáfanos, que  superen  de   tajo   precaria  línea  del  azul

mestizo. Que yo no me dé cuenta que no estás.

POETAS SIGLO XXI - ANTOLOGIA MUNDIAL + 20.000 POETAS: Editor: Fernando  Sabido Sánchez #Poesía : ROBERTO RICO [19.260]
Roberto Rico en Carruaje de Pájaros

ISRAEL GONZÁLEZ

(Chiapa de Corzo, 1961)

SAUCE

El río sube por el tronco del sauce.

El sauce baja por el agua del río.

El cielo baja por las ramas del sauce hasta el río.

El sauce es luz, cielo, río.

El río es cielo, luz:

Israel_Gonzalez
Israel González Ruiz en Carruaje de Pájaros

De la generación de los sesentas en el estado de Chiapas, son estos tres en particular de quiénes más disfruto la lectura… Hay tantos otros, pues es una tierra donde convergen muchos factores sociales, políticos, económicos y culturales… la poesía es parte de ellos.

UN VACÍO DIFÍCIL DE LLENAR

Nada peor que un espacio vacío

como esta habitación sin muebles ni personas

pero atestada de cartas

que alguien desliza por debajo de la puerta

Papeles papeles papeles

amontonados hasta el techo

Y el insistente cartero

que persiste en volver cada día

a sabiendas de que el inquilino

partió hace mucho tiempo

¿A dónde se fue el inquilino?

¿Por qué regresa el cartero?

No lo sé ni me importa

Sólo trato de llenar este vacío

metiendo por debajo de la puerta

cartas que nadie leerá

cuentas que nadie pagará

esquelas enlutadas

con mi dirección y mi nombre

Oscar Hahn

Poeta chileno

oscar hahn 6
https://www.revistaaltazor.cl/

Esa maravillosa playa de Guerrero, México

Como no recordar con un cariño muy especial aquellos viajes que hacíamos en grupo a los pueblos y playas de Guerrero. Nos poníamos de acuerdo todos los amigos de la universidad nos veíamos en la terminal de autobuses sin faltar, al menos una vez al mes. Comprábamos un boleto hacia cualquier parte de la costa guererense.

Podrían ser lugares de Costa Grande o Costa Chica, no importaba, lo que buscabamos era salir y conocer, o regresar y contemplar. Si alguien conoce este lugar mexicano, sabrá que hay parajes por demás singulares y bellos.

Yo tenía preferencia por Ixtapa, Barra de Potosí, la Playa de Michigan, Revolcadero, Marquelia y San Marcos. Acapulco tiene mención especial obviamente.

Algunas amistades que conocí en esos años aún las conservo, fueron y son gente maravillosa.

No olvido los atardeceres en la Playa de Michigan, tocando guitarra, hasta que las estrellas se veían en el firmamento.

Laguna Michigan en Guerrero, viaja y visita este espectacular lugar.
https://elsouvenir.com/laguna-michigan-en-guerrero/

Mi corazón se partió ese 16 de junio

Yo tuve a alguien a mi lado, que me tomaba de la mano, caminaba conmigo por lugares cercanos y siempre decía con voz tenue: «Siempre estaré»…

Aún era joven, provenía de familia longeva, gente que llegaba al siglo de vida y planeaba un futuro tan especial.

Lamentablemente nada fue como esperábamos y en los primeros minutos de ese día, simplemente su corazón dejó de latir.

Estos días no había podido ni siquiera decir su nombre, hoy al fin digo… Amor mío, Fausto, hasta siempre… Gracias por estar conmigo durante tu tiempo de vida… Ah aún duele… duele mucho

https://www.pinterest.com.mx/pin/860961653766907053/

La cita con la vida

Chiapas es tierra de poetas… Me atreví a compartirles un texto que nos habla del gran promotor cultural, periodista, intelectual y ser humano Agustín Duvalier Haro.

http://armandoduvalier.blogspot.com/2016/05/agustin-duvalier-haro-decano-en-el.html

Agustín Duvalier Haro

A “Tincho”, como cariñosamente le llaman sus compañeros y amigos, nació en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, en 1948. Es hijo del notable poeta Armando Duvalier y nieto del intelectual Agustín Haro, su nombre anuncia el origen de uno de los periodistas más prolíficos del estado que ha incursionado en diversos ámbitos, de los que destacan la política y la cultura.
Los periódicos y los libros que lo rodearon desde su infancia, forjaron un espíritu ávido de conocer y de informar, ímpetu que lo ha llevado a contar historias que han trascendido las fronteras del espacio y el tiempo.Agustín Duvalier ha colaborado para medios locales y nacionales, en prensa, radio y televisión. Se ha desempeñado como jefe de prensa en distintas dependencias.
Actualmente goza del reconocimiento de sus colegas contemporáneos, así como de las nuevas generaciones de periodistas. Es conocido y reconocido por su envidiable memoria, que lo ha consolidado como una fuente de consulta viviente, que continúa al servicio del periodismo en la entidad.Inducido por su padre Armando Duvalier, una de las voces literarias más importantes de Chiapas, Agustín Duvalier anuncia el origen de uno de los periodistas más prolíficos del estado que ha incursionado en diversos ámbitos, de los que destacan la política y la cultura.

Las letras, las que brotaron del periodismo y de la literatura forjaron un espíritu ávido de conocer y de informar. Agustín Duvalier inició en 1963 como corrector de pruebas en el antiguo periódico El Heraldo y «vaciando los telegramas de Presidencia de la República, trabajando con Carlos Ruiseñor Esquinca».
En 1964, durante la segunda época de La Tribuna, Agustín Duvalier trabajó como reportero hasta 1968. En el año 1969 se traslada a la Ciudad de México donde estudia Periodismo en el Centro de Estudios Avanzados Carlos Septién García.
Años más tarde, en su regreso a Chiapas Agustín Duvalier fue corresponsal del periódico Novedades para el suplemento «‘México en la Cultura’, que era el más importante en su tiempo», expresa el maestro. Fue también corresponsal de Infomex, la primera agencia noticiosa mexicana; así como del rotativo El Día.

Entre sus más importantes méritos destaca el haber obtenido su primer nombramiento como jefe de prensa a la edad de 16 años, puesto que ha ejercido en diversas dependencias a lo largo de su vida. Asimismo participó en la fundación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), al crear junto a Manuel Buendía el primer equipo de prensa, con quien organizó la Reunión Mundial sobre la Ciencia del Hombre, evento que reunió a nueve premios Nobel. De igual forma, fue cofundador del Centro de Investigaciones Ecológicas del Sureste (CIES), hoy Ecosur, proyecto UNAM-Conacyt.

Muchos son los datos y las historias que reposan en el recuerdo de don Agustín; sin embargo, existe un hecho que ocupa un lugar especial en la memoria periodística de Duvalier, pues en 1969 ganó la exclusiva mundial en el programa «Diario Nescafé» con Jacobo Zabludovsky, en Canal 4, al dar a conocer que las cenizas del novelista B. Traven, (autor de Macario, Canasta de cuentos mexicanos, Rosa Blanca, entre otras inmortalizadas en la Época de Oro del cine mexicano) recién fallecido, se traían a esparcir a la selva de Chiapas, un lugar de gran aprecio para el escritor.

«Ésa fue una voluntad de Traven en vida, y lo más importante fue que se cumplió. Las cenizas se trajeron acá y hubo un acto del Seminario de Cultura Mexicana que entonces presidía el doctor José Luis Esquinca Méndez, en el Palacio Municipal, y al día siguiente se fueron con Rosa Elena Luján, la viuda de Traven en un vuelo de avioneta a la selva a esparcir las cenizas», recuerda.

«Mi papá decía una cosa muy importante que hay que reconocer, Chiapas le debe un gran homenaje a Traven porque él metió a Chiapas en la literatura mundial, él escribió La rebelión de los colgados, también escribió sobre la cuestión zapatista en El General (Tierra y libertad), o aquella gran novela El puente en la selva, entre muchas otras. Se le debe ese gran homenaje a Traven por el gran valor de su obra, por su aportación de haber metido a Chiapas en la literatura mundial», asevera.
Sobre el personaje central de aquella exclusiva, aclara: «Yo no conocí a Traven, él fue toda una historia, una incógnita… Fue un gran escritor, un novelista, hay que conocerlo, hay que aprender a Traven».

La carrera de Agustín Duvalier se nutrió del ambiente poético que le ofrecían sus padres, el cual no sólo se reflejaba en los libros que lo rodeaban y que leía, sino que también le brindó la convivencia con memorables personajes como Rosario Castellanos, Jaime Sabines, Enoch Cancino, por mencionar algunos, de quienes en su labor como periodista tuvo que dar a conocer la noticia de su muerte.
La noticia del fallecimiento de Rosario Castellanos la informaría a través de la radio, en Reporteros en Acción, noticiero transmitido durante 35 años y dirigido por Augusto Solórzano López, de los cuales 33 contaron con la colaboración de don Agustín. «Yo mandé un promedio de 30 notas en un día», desde México, comenta. «Desde la noticia de su muerte, cubrimos toda la actividad en el DF, de que llegaban los restos en un vuelo de Sabena, Tel Aviv- Bruselas-México, al aeropuerto a las seis de la mañana».
A partir de ese momento Duvalier seguiría el rastro de la noticia que lo llevaría por la agencia funeraria Gayosso de Sullivan y más tarde al homenaje en Bellas Artes que contó con la asistencia del entonces presidente Echeverría, hasta concluir la cobertura con el sepelio en la Rotonda de los Hombres Ilustres (hoy Rotonda de las Personas Ilustres), en el Panteón Civil de Dolores.
Sobre la autora de Balún Canán conserva en su memoria una anécdota que data de 1971, cuando don Agustín participó como asesor en el programa «El Gran Premio de los 64 mil» que conducía Pedro Ferriz Santa Cruz donde ganó, junto a su concursante, con el tema «Vida y obra de Rosario Castellanos». «Eso acrecentó mi amistad con Chayito y en agradecimiento me dedicó inmerecidamente el único poema clasicista que hizo: Lamentación de Dido.»
«Ella fue una amistad cercana de mis papás, sobre todo de mi madre», Carmen Haro Cajiga «y yo conocía toda su vida y obra». «Cuando a Chayito le entregó Echeverría el Premio Sourasky en Palacio Nacional, ella llevó como invitada a mi mamá.» Con respecto a la noticia de la muerte del poeta mayor de Chiapas, platica que «me tocó escribir algo sobre Jaime Sabines, era imprescindible hacerlo, más que como periodista, como chiapaneco».
A sus 66 años, reflexiona que «lo importante es que de las cosas que hemos hecho en la vida, hay algunas que se reconocen, por eso me dijo una amiga en México: no sólo tienes 50 años como periodista, tienes 42 en las relaciones públicas mexicanas». «Hay una maestra que me dice Agustín ustedes son los abuelos de las relaciones públicas mexicanas».
Cinco décadas de periodismo han quedado grabadas en su memoria, una memoria que goza de una lucidez que en la actualidad continúa iluminando a generaciones. Además afirma que «como periodista tengo un archivo político, local y nacional, de 60 años, porque un periodista debe documentarse para escribir».
Fiel a su oficio, la contribución de don Agustín Duvalier es la misma aportación que, en su opinión, brinda el periodismo a la sociedad: «crear y difundir todo lo positivo para enriquecer la convivencia humana armónica».

http://armandoduvalier.blogspot.com/2016/05/agustin-duvalier-haro-decano-en-el.html

Platicas sobre un poeta

La vida tiene caminos insensatos o insensibles además de los dramáticos o punzantes. Pero cuando hay alguno agradable y que sirve de solaz se disfruta mucho. Pude contactar con un pariente de un poeta chiapaneco que en lo particular me gusta mucho, que por razones de vida pasada pudimos conocernos pero los familiares no lo permitieron.

¿Qué acaso no sabían de lo que se perdían? Creo que no, de vincularse a un mundo donde la lectura era un placer… Debo admitir que a mi familia adoptiva no le gustaba leer, para ellos no era importante. En cambio yo, me devoraba los pocos libros de casa y aquellos que encontraba en la institución donde hice mis estudios primarios. Aunque como olvidar las tardes de plática y lectura con una prima materna donde me leía cuentos infantiles o textos muy particulares, pero ello era la excepción.

El poeta al que me refiero era Armando Duvalier que con sus letras me transporta a imaginar una realidad paralela.

«Armando Duvalier fue un poeta mexicano, contemporáneo de Octavio Paz, ambos nacidos en 1914. El chiapaneco estuvo entre las vanguardias, creó su propia vanguardia, el alquimismo poético. La poesía japonesa fue uno de sus fuertes. Propuso la retornela. Fue maestro en el soneto. Escribió poesía negra retomando el Altazor de Huidobro. Fue teórico, crítico e investigador literario. Escribió cuentos y fue periodista. Fue reconocido como maestro de la generación de Rosario Castellanos y Jaime Sabines. Los dos tomos que conforman Armando Duvalier, vida y obra, poeta vanguardista, teórico y crítico literario de la segunda mitad del siglo XX en Chiapas, es el resultado de la investigación de Ricardo Cuéllar Valencia durante largos años de rastreo y estudio.»

https://www.otraparte.org/agenda-cultural/literatura/armando-duvalier-vida-y-obra/
¡Vámonos al Vudú!…
(fragmento)

Vicente Azul está triste
porque ha contemplado el mar…
Vicente Azul está triste
y entre sus labios murmura
(náñiga, fárfara, ¡helás!)
(náñiga, fárfara, ¡helás!)
una canción en patúa.

[…]

Vámonos ya,
vámonos, Vicente Azul,
vámonos al mar;
vámonos, Vicente Azul,
vámonosalvudú
que está sonando el tam-tam.

[…]

¡Ay de ti, Vicente Azul
porque te ha embrujado el mar!…
ARMANDO DUVALIER: ARMANDO DUVALIER PILAR DE LA POESIA CHIAPANECA, JOSE LUIS  CASTRO.
http://armandoduvalier.blogspot.com/2017/09/armando-duvalier-pilar-de-la-poesia.html